Mindfulness: ¿Una moda pasajera o un estilo de vida?

Mindfulness_ ¿Una moda pasajera o un estilo de vida_

Mindfulness

¿Mainfulnes?

Mindfulness

¿Main que? A ver, espera, mind es mente y fulness es lleno, repleto, completito… Mainfules, o mindfulness entonces ¿significa mente repleta? Eso se me da muy bien a mi.

Mmmm, no exactamente. El razonamiento es bueno pero la conclusión no lo es tanto. La verdad es que es un término muy utilizado hoy en día, y seguro que lo has escuchado o leído en innumerables ocasiones.

Pero a veces tienes la sensación de que no sabes si es un tipo de meditación, un tipo de terapia o una creencia religiosa (o una idea al más puro estilo de la película ‘Dogma’

En Sr. Mamut vamos a hablar del mindfulness en más de una ocasión, y para que no haya ningún tipo de confusión, nos vamos a meter de lleno en explicarte qué es exactamente el mindfulness…. Y qué no es.

Por suerte o por desgracia, cuando un término o una actividad se pone de moda, llega a desvirtuarse y a perder su verdadero significado. Su verdadera razón de ser.

En cristiano ¿please?

Para no andarnos por las ramas, el mindfulness es ser plenamente consciente de cada segundo de tu vida. El mindfulness es lo mismo que la atención plena.

Así, dicho en castellano y con palabras más sencillas no parece tan impactante ni tan intimidante.

Hoy en día se utilizan términos como running, coaching,… todo lo que tenga nombre anglosajón parece que está de moda. ¡Ojo! Que no estamos diciendo que nada de esto sea malo. Nosotros usamos estos términos y no tenemos nada en contra de los anglicismos (no es ese tipo de artículos).

Pero teniendo en cuenta que vives en un país en el que la mayoría de la gente no habla inglés, es bien fácil que estos términos y muchos otros den pie a error.

También parece que decirlo en inglés tiene mucho más impacto. Parece que decir “me voy a correr” no está tan a la última como decir “hago running”.

En realidad cómo lo digas no interfiere con la actividad en sí misma, y con el mindfulness sucede lo mismo.

Ahora que queda claro que su significado nada tiene que ver con tener la mente repleta de cosas, sino todo lo contrario, quizá sea conveniente que expliquemos qué es exactamente la “atención plena”.

Básicamente quiere decir: mantén tu mente, tu cuerpo y tu alma en este instante, se consciente de él, de todo lo que te rodea… y evita que tu pensamiento se pierda vagando por los pasadizos de tu mente, por esas trampas que te pones a ti misma y que te impiden vivir el momento presente.

Lo que viene siendo, deja de darle vueltas al coco y estate más en el presente y menos en el pasado o en el futuro o en los “si me tocase la lotería conseguiría irme de aquí y por fin ser feliz”. En este artículo sobre la felicidad ya te hablábamos de estas hipótesis.

¿Tan solo una moda?

Si sólo lo conoces porque lo has leído en una revista de moda o de prensa rosa, y no tienes intención de profundizar más, puede que para ti sea sólo una cosa pasajera, la última moda a la que apuntarse pero sin darle mayor importancia.

Pero si sientes que puedes beneficiarte de ello y quieres saber más, estás más cerca de que se convierta en un estilo de vida. En realidad su misión es esa, formar parte de ti. Que se convierta en algo tan natural como respirar o parpadear.

El hecho de que se haya puesto de moda es una ventaja y una desventaja al mismo tiempo. Tienes mucha más información a tu alcance para poder ponerla en práctica. Pero también tienes que navegar entre una tempestad de desinformación.

Hay quien te lo vende como el último grito para meditar… durante unas horas a la semana.

Hay quien lo usa como simple postureo, para ganar likes en las redes sociales.

Mindfulness como estilo de vida

Lo cierto, es que el mindfulness, es en sí mismo un estilo de vida. Para llegar a conectar con tu verdadero ser, debes ser consciente de todo lo que le pasa a tu mente, a tu cuerpo y a tu alma en cada instante.

De eso trata la atención plena, de que la apliques en cada instante de tu vida. Gracias a ella podrás reducir el estrés que generan todos esos pensamientos locos de tu mente. Si no estás pensando en qué hiciste hace 5 minutos, en qué tienes que hacer después, en qué deberías haber hecho… no tienes de qué preocuparte, tan sólo tienes que estar pendiente de este instante.

Como consecuencia desaparecerá todo el ruido de tu cabeza. Ese que se crea con tanto pensamiento, tanto dar vueltas a las cosas, tanto preocuparte sin sentido. Cuanto más silencio haya dentro de ti, más fácil será escuchar a tu verdadero ser.

Lo bueno es que puedes practicarlo en todo momento, ya estés meditando, en el baño o en la cola del supermercado, y si, también cuando los niños no paran de gritar y tú no consigues centrarte en ese proyecto que llevas ni se sabe el tiempo para terminar.

La práctica hace al monje

No estamos diciendo que sea fácil. Son muchos años gestando dentro de ti eso de “mente repleta” para cambiarlo de la noche a la mañana. Que nadie te venda lo contrario.

Pero la práctica hace al monje, y la atención plena es un ejercicio diario. Es una puerta que abres a ese descubrimiento personal que tanto anhelas. Es un paso más en el camino hacia tu bienestar emocional, hacia tu felicidad.

¿Qué dices, te quedas con la moda o lo adoptas como un estilo de vida?

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN. HAZLO POR TI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *